Prácticas en Brico Dépôt del curso de atención al cliente

Andrea, Sonia y Cristina acaban de finalizar sus prácticas en Brico Dépôt Tarragona, tras el curso de Atención al Cliente de la Fundación Onada con el apoyo del Programa Incorpora de la Fundació la Caixa, y que incluía competencias técnicas en atención al cliente, competencias transversales y prácticas no laborales en empresas.

Hablamos con las 3 alumnas y con Angelina Ramón, jefa del sector servicios de Brico Dépôt Tarragona, que se ha ocupado de darles esta oportunidad. “Solemos hacer convenios de prácticas con entidades e institutos. Son un beneficio doble porque a los  alumnos les sirve para tener un primer contacto con las empresas, y a nosotros para ver cómo trabajan y, si nos convence y hay plazas, poder contar con ellos”.

Brico Dépôt es una cadena de tiendas con sede en Francia, especializada en decoración, bricolaje y materiales de construcción, con más de 1.800 personas empleadas en 28 establecimientos en el territorio español.

Para Angelina, responsable del programa de prácticas en el establecimiento en Tarragona, “Con la Fundación la experiencia ha sido muy buena también. Vinieron antes para presentarnos a las alumnas, firmamos los convenios y con la responsable la relación ha sido muy buena y esperamos repetir la experiencia de nuevo”. La valoración de las 3 alumnas ha sido muy positiva: “han sido muy puntuales, muy trabajadoras, motivadas y con experiencia de atención al cliente… estamos muy contentos. Con el resto de la plantilla se han integrado muy bien y han sido un punto positivo dentro de la tienda”.

Andrea es una de las alumnas de la Fundació Onada que ha realizado sus prácticas en Brico Dépôt. “Estoy muy contenta por cómo han ido las prácticas porque los compañeros nos han ayudado y he aprendido mucho.”

Las prácticas son un trampolín de lanzamiento muy bueno.

Sonia, otra de las alumnas, nos dice que es muy importante que las empresas hagan prácticas laborales, y que en Brico Dépôt está “encantada porque el trato ya desde desde el inicio ha sido muy bueno. La Fundación nos lo explicó todo para no llegar el primer día sin saber. Los compañeros han tenido una paciencia tremenda, porque siempre tienes que consultarles. Ha habido momentos de colapso de trabajo, pero siempre ha sido genial como nos explicaban las cosas, y con una atmósfera de buen compañerismo, que es muy importante”.

Estos cursos te enriquecen mucho como persona y te abren al mundo laboral.

Las alumnas también valoran la mejora de la autoconfianza y la autoestima después del período de prácticas, y valoran la importancia de la actitud y las ganas de aprender”.

Cristina, la tercera de las alumnas, repite que “el trato y el trabajo han estado muy bien, muy ameno. He aprendido cosas nuevas y el compañerismo ha estado muy bien, el trato súper familiar, me sentía como una más en la empresa. Me encantaría seguir aquí. Con las prácticas te das a conocer y valoran cómo vas a trabajar, y te permite conocer cosas o renovar lo que ya sabes de la formación teórica”.

Valoro mucho el ambiente tan bonito que he visto entre todos compañeros.

Durante estas semanas, Andrea, Sonia y Cristina han estado ayudando en la preparación de pedidos, reposición de material y atención al cliente. Al fin de su período de prácticas, Angelina las ha felicitado porque “se notan mucho las ganas y la motivación que tiene cada uno. Cuando alguien realmente le pone muchas ganas de aprender y ayudar a los compañeros hace que también la tienda se sienta bien con las prácticas realizadas”.